Trata de imaginar una vida sin aire acondicionado en los meses más calurosos del año en Madrid. Nos resultaría imposible soportarlo, ¿verdad? Y es que un servicio de instalación aire acondicionado Madrid centro no ha existido siempre para poder ofrecernos los beneficios de un acondicionamiento de la temperatura, pero ¿te imaginas cómo surgieron los primeros?

Los egipcios iniciaron el primer aire acondicionado o método para reducir el calor. La historia es curiosa: el palacio del faraón estaba formado por grandes bloques de piedra a modo de paredes. Durante la noche, los más de dos mil esclavos desmontaban los muros de piedra del palacio y los transportaban al desierto del Sáhara para que absorbieran las frías temperaturas de las noches del clima desértico y, después, volvían a montar el palacio. Casi lo mismo que hoy en día, que con una rápida instalación aire acondicionado en Madrid centro podemos disfrutarlo al instante...

Pero, antes de llegar a la actualidad, siglos y siglos más tarde de este proceso de acondicionamiento que requería miles de esclavos, se desarrolló fácilmente otro de la mano de Lord Kelvin en 1842, asentando el principio del aire acondicionado. El científico inventó un circuito frigorífico hermético de absorción del calor a través de un gas refrigerante, basándose en los principios de la trasmisión del calor.

El concepto actual que tenemos de aire acondicionado sirve para, tal como indica su nombre, acondicionar el aire, refrigerando la temperatura, el grado de humedad y el filtrado aire. Fue así como Willis Carrier en 1902 diseñó la primera máquina capaz de realizar todas estas actividades con un desarrollo técnico más eficaz que el de Kelvin.

Hoy en día, después de tantos avances tecnológicos y evolución de las maquinarias y sus diseños, a partir de la importante base que sentó Carrier, hemos pasado a los aires acondicionados que ahora disfrutamos y podemos ofrecer en Asistencia Técnica Masrepara, S.L.